jueves, febrero 10, 2005

Que paren el mundo...

Y no porque la cena de los perros de la noche se suspendiese por que estamos todos que al final nos cazo la gripe, todo el cuerpo nos duele, toso, estornudo y tengo fiebre... (post que aún no habíais podido leer por culpa de Blogspot)

Es que este mundo tiene cosas que me cuesta entender, y que no funcionan como deberían.

Dejando a un lado las coñas de que el mejor rapero sea blanco y demás tonterias que se decían y que resultaban paradójicas y que además no recuerdo, que alguien me explique...

Resulta que ahora los principes se casan con plebeyas, de alta cuna o de peridístico linaje, cosa que no me parece mal pero que por definición les incapacita para seguir siendo príncipes.

Y es que, no sé, pongamos un ejemplo, llega Francisco Brochas, pintor, y se le dice que su única labor es comprar una vez en su vida pintura blanca y representar a un grupo de personas.

Pues resulta que al amigo Brochas en vez de pintura blanca le da por comprar naranja porque le mola el color.

Este simple hecho, que a cualquier persona normal le costaría su puesto de trabajo, a nuestros Francisco Brochas encima se llevan loores y bienaventuranzas por anteponer sus obligaciones al corazón.

En fin... si es que no hay más que darle un vistazo a la Constitución Europea que nos van a hacer votar en diez días. Resumiendo la pregunta del referendum es...

¿Está usted de acuerdo en que TODOS tenemos derecho a un trabajo, a una educación, a una casa....?

Hace falta responder a eso?

Una canción: Princesa (Joaquin Sabina)