lunes, junio 27, 2005

De fiestas, zarandajas y no sé que más... (y2)

El final de la despedida de solter@ llego cuando los garitos dijeron aqui no hay más copas para vosotros. Una lastima porque entre el ritmo que llevabamos y que la etapa se estaba volviendo pirenáica los bidones con alcohol rulaban y rulaban y podríamos haber acabado con las existencias antes de llegar al Alpe D´Huez.

Entre copa y copa, y, el novio hizo su show particular enseñando el culo a todo aquel que lo quería mirar, amen del bonito slip llevado para la ocasión.

Como decía, la noche terminó cuando los bares cerraron y las masas no se ponían de acuerdo en el lugar donde ir. El hobbit que venía con nosotros se marcho para casa y aunque uno quería aguantar el lado bueno de su cabezita decía descansa lo que puedas o te arrepentirás.

Asi que tras mucho deliberar, algo así como un... bueno que, nos vamos? Camino de casa que el domingo iba a ser duro.

Y lo fue. Llegada a casa a las seis, y a las siete y media preparado en el cole para otro bonito día de torneo.

Bueno, lo de bonito fue un decir. Mis niñas decidieron que por aquello de ser el último día de temporada no iban a jugar y nos pasaron por encima dos equipos mediocres.

Y entre el sol, los partidos, las horas caían y el sueño tambien, lo que provocaron pequeñas siestas de quince - veinte segundos y momentos de solaz divertimento para los que me veían...

y es que desde cuando se puede ver un domingo a un cangrejo dormitar al sol.

Una película: Largo domingo de noviazgo.