lunes, agosto 01, 2005

Ey, Bucci se va de boda versión 3/05

Hay que joderse, entre el calor, la desgana, unas cosas y las otras, como que se me ha olvidado contar como fue la segunda boda del més pasado.

Para empezar hay que reseñar la baja en la formación titular de uno de los miembros de Bucci Friend´s y el asfixiante calor reinante.

Y luego lo interesante. La boda en sí llena de detalles muy curiosos.

Para empezar la fecha, un viernes por la tarde casi noche, con Madrid casi inmersa en la operación salida de la segunda quincena, y el lugar, la iglesia de San Andres, conocida por muchos por aparecer en alguna de las entregas de Alatriste. Sitio castizo, con historia, donde reposaban los restos de San Isidro y con un montón de garitos cerca.

La boda era a eso de las 20:45 de la noche, hora de Champions. Y a pesar de llegar pronto, cosa rara, más raro fue encontrarse con la novia dando vueltas a la manzana con el coche... siempre llegando tarde, y el único día que por tradición tiene que hacerlo, va y llega muy pronto.

Manda huevos. Pero bueno, el caso es que la ceremonia no empezó puntual como mandan los cánones y pudimos disfrutar del calor, en una de esas situaciones de discriminación positiva que lo llaman.

Me explico, porque a las tías les daban un abánico cuando la mayoria iban con vestidos de verano, con su escote, con la falda corta, la mar de fresquitas.... y los tíos ibamos con el traje y la corbata, puteados.... Que pasa, que no han visto el anuncio de Rexona? No saben por que los hombres no somos cheerleaders ni bailamos la danza del vientre? Viva la plataforma TODOS SOMOS CAMACHO (y sus marcas en los sobacos)

Pasada la media hora de calor, las faltas de ortografía en el librito de la iglesia y el momento, sus vaís a casar, os quereís mucho y demás... A ensuciar la iglesia.

Supongo que sera por la fama de salir en una serie de novelas importantes, o por no se que de patrimonio nacional, histórico, o ... no se que... pero el caso es que si se tiraba arroz multaban a nuestros amigos.

Como es de esperar, y conociendo el nivel de cafre que se puede alcanzar, se tiró arroz, garbanzos, judias, algunos petalos de flores, así que la multa la pagaron.

Acabado el tramite religioso, corriendo al convite. Carreras por la carretera, nada de atasco en plena operación salida, creo que lo he dicho antes ya, y previsiones para la porra de copas. 3, 5, 10, las que se dejen...

Las cosas fueron rapidito: nada más llegar ya había un tío cortando jamón, canapes, bebidas y dos fotografas haciendo fotos, mención especial para la fotografa rubia que hizo estragos entre la población masculina.

Canape va, canape viene, el estomago lleno y aún faltaba la comida con una banda de japoneses de turismo en Madrid, huy perdón, mis amig@s, enzarzados en una poderosa pelea por conseguir acabar con los conos y bastoncillos de los situados enfrente con el interesante metodo, ponte para una fotooooo, flashhhhhhhhhhhhhhhhhhh.

Por lo demás, poco movimiento en el resto de mesas y una cena de boda, que parecía una cena de negocios con invitados importantes. Ya lo dijo Humprey al pie del avión: siempre nos quedará la barra libre.

Y es cierto. Las previsiones más optimistas se vieron reducidas a sólo 4 copas con su foto respectiva (ahora me saco un sobresueldo vendiendo cupones) pero con un detalle importante, la barra libre duro una hora menos y con una música no muy aceptada por parte de los Bucci´s friends, exceptuando a Bucci.

Pero bueno, al fin y al cabo, se casaron y son felices, y ahora están terminando la luna de miel, donde esperamos y la porra tambien, que se haya convertido en el nuevo macho dominante de la sabana. Abajo el león, y viva nuestro colega.

Una canción: Si los hombres han llegado hasta la luna (Siempre así)
He visto: Que te calles, La casa de cera, Asalto al distrito 13, El reino del anillo, Cellular.