domingo, enero 08, 2006

Se acabo.

Se acabaron las fiestas. Y lo reconozco, he intentado disfrutarlas, y facilitar las cosas a quienes quisieran disfrutarlas, incluso he salido en nochevieja....

...pero lo siento. Las fiestas me han parecido aún más tristes que en mis años antinavidad. A lo mejor ha sido por caer en fin de semana, o por el exceso de trabajo, pero a mí, y a mucha gente por lo que me han ido contando, les ha parecido las navidades más tristes.

Pero miremos el lado bueno, volvemos a clase/trabajo, volvemos a entrenar, y la rutina del día a día normal regresa a nuestras vidas para despojarnos de los excesos, la gula, el consumismo y demás.

Ya ha pasado una semana además para comprobar que los buenos propositos seguiran siendo eso, buenos propositos, y que pocos de ellos se cumplirán. De momento sólo estoy cumpliendo uno. El de ver una película diaria. Y es que ese divx para mi habitación está comportandose muy bien.

El resto de regalos que los reyes magos han depositado en mis manos han sido libros que no he empezado a leer, algo de ropa y poco más.

Sobre la hora de más para cada día que pedi se la dejaron en el camino.

Una canción: Mi mundo sin tí (Soraya Arnelas)
He visto: Elizabethtown, Y que le gusten los perros, Extrañas coincidencias, Aeonflux, It, Biggles, Romper Stomper, Señor y Señora Smith, y El quinto elemento.