lunes, octubre 30, 2006

Música para todos los momentos

Jack Nicholson contrata a unos matones para que den una paliza a su vecino homosexual, y luego se lo lleva a buscar a sus padres con la camarera que le sirve todos los días. Para amenizar el viaje prepara un montón de compact disc con música para cada momento, con la intención de llevarse a su terreno a la camarera.

La mejor música para mí es la que es capaz de transmitirte diferentes estados de animo siendo la misma canción, dentro del mismo disco. Pocos discos consiguen ese efecto, al menos en mí, y sin duda el mejor es Tourism de Roxette.

Los suecos consiguen con ese disco aumentar mi estado de animo, llevarme a la alegría más absoluta y acabo cantando como Winona Rider en Reality Bites, o llevarme al borde de las lagrimas como al pollo del anuncio del Clio.

Una canción: Never is a long time (Roxette)