lunes, enero 27, 2014

Hércules: El origen de la leyenda

El jueves pasado asistimos mi señora sufridora y yo al preestreno de Hércules: El origen de la leyenda gracias a un sorteo de Ecartelera. La pelicula de acción y aventura se estrenaba al día siguiente y esto es lo que prometía el trailer:


La reseña es sencilla y se resume en una frase. A mi mujer le gustó más que a mí. Supongo que el mismo factor que me chirrió a mí es el hecho diferencial para mi señora.

Kellan Lutz es malo, muy malo, no resulta creible en su papel de heroe de acción y aventuras, en una peli que prometía bastante pero que se queda en un pase de modelos del rubio protagonista, que sin conocerle, rápidamente se aventuraba que proviene de cierta saga de vampiros y hombres lobo. El señor Lutz luce musculos de todas las formas posibles, con unas escenas de acción que cumplen.

Lo mejor de la pelicula, por salvar algo, el compañero de fatigas de Hércules, Liam McIntyre, uno de los nombres que suenan para Star Wars VII.

Resumiendo, una película que se queda a medio camino de todo y sin continuidad de nada. Ni es una peli de acción, ni es una peli de aventuras, ni con toda la historia de amor que hay se puede hablar de una peli de amor, y por no ser Hercules, el semidios, se queda en un simple griego encoñao.