sábado, octubre 31, 2015

Al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver

"En Macondo comprendíque al lugar donde has sido feliz
no debieras tratar de volver."
Joaquín Sabina - Ana Belén, Peces de Ciudad


Peces de Ciudad tiene uno de esos versos que por si solos valen por una canción. Como aquel "Si ahora pudiera estar mirando tus ojos, iba a estar escribiendo aquí esta canción" de Manolo García. Al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver decía Sabina y primero le puso voz Ana Belén y después el propio Sabina. 



La vida te lleva por unos y otros sitios, pero al final hay lugares a los que guardas unos recuerdos especiales, por su significado o por su recorrido. La Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense es uno de ellos. Cerca de quince años no volvía a pisar sus pasillos, la cafetería, y hace dos semanas gran parte de mi promoción nos reunimos de nuevo allí. 


Con el armazón intacto, con jovencitos con cara asustadiza, novatillos como eramos nosotros hacía veinte años, cuando aquel octubre de 1997 comenzábamos una carrera con ganas de comernos el mundo y terminamos bebiendo cervezas y disfrutando de la vida.

Veinte años después los nervios de lo desconocido se trocaban en esa sensación de deja vú, de regresar a esos lugares comunes donde uno ha disfrutado, de una era perdida e irrecuperable. Sensaciones de vida recuperadas por momentos, haciéndose fuerte de nuevo en la barra de una cafetería a la que ahora llegábamos con más canas, con menos pelo, con la ilusión de encontrarse con amigos. 

Varias horas después y tras múltiples cervezas, recordando lo mucho que ha cambiado el entorno, las situaciones y las variaciones que ha habido en la vida de cada uno, y sobre todo la certeza de que no importa volver al lugar donde has sido feliz, lo importante es volver con la compañía adecuada. Porque veinte años no son nada.