martes, octubre 26, 2004

Al quirofano en primera persona

Hay un chiste de esos hasta algo graciosos, que termina algo así como a mi un hombre no me pone la mano encima, usted digame que bisturi tengo que usar que yo me opero solito.

Yo como no soy tan docto en la materia, a pesar de tener mogollón de libros de medicina por casa y la colección completa de el "en buenas manos" del doctor Beltrán, he preferido que me lo hagan otros, que para algo existe la Seguridad Social.

Antes de que os alarmeís os contaré el problema. Me salió un pelo en la pierna, y como muchas cosas me salió mal. Vamos, que más que salir lo que hizo fue meterse. El muy ladino quiso montarselo con unas fibras musculares de mi gemelo, pero el resto del gemelo dijo que no, que las relaciones interraciales estaban mal vistas por el cerebro, y que tal y pascual. Resultado: Al pelo le echaron del cuerpo, y se me empezo a formar una costra/verruga/alien muy fea, rara y desagradable. Así que el cerebro, que para erstas cosas es muy listo ha llamado a las Fuerzas externas de Intervención de la ONU para que con una serie de bombardeos selectivos y un ataque relampago acaben con el invasor.

Basicamente, abreviando y sin desbarrar: Me tienen que quitar una costra de 8 mm de diametro y unos 5 de profundidad, que de vez en cuando sangra. Ya me han dicho que serán 15 minutos de quirofano como mucho, anestesia local y que a la salida me darán algo de comer. Por si acaso ya he pedido un bocata de chorizo o morcilla, que estoy de antojo.

P.D. He pedido que me dejen grabar la intervención o al menos hacer fotos. Total si me van a tener ahí sin hacer nada, al menos que quede constancia. Si alguien luego quiere copias....

Una canción: No creo (Shakira)
Una película: Van Helsing, misión en Londres.