domingo, noviembre 14, 2004

Antonia

La Antonia está cuidada. Y mucho. Son muchos años como para no tenerla cuidada y mimada. Si quiere algún capricho se le da, si quiere crecer se le permite, y si quiere hablar, la dejo que se exprese. Antonia ha vivido momentos buenos, y otros no tan buenos, y otros aún mejores conmigo, como no le voy a permitir ciertos lujos.

Antonia ha estado mala esta semana, desde el jueves. Y yo por solidaridad me puse malo tambien. Si ella iba al baño yo iba con ella, si rugía, yo la acariciaba, intentando aliviarla, y cuando la fiebre la asaltó por la noche, yo la hice compañia.

Estos días ha estado sin apetito, y la pobre estaba triste y fofa, pero por suerte ya esta mejor, y ya podemos hacer lo que queramos otra vez.

Antonia es mi tripita, y juntos somos muy felices.

Una canción: Sabor de amor (Danza Invisible)