martes, enero 25, 2005

Yo me bajo en la próxima...

... catastrofe sideral o similar. Porque vista la multa que le va a caer al que paró el AVE, como para parar el planeta. Y es que en este mundo de que sirve explicar las cosas, hacer campañas de concienciación, movilizar a la gente, demostrar que estamos ante el 12º ó el 13º arte. Pero claro... si yo soy famoso, y escribo en un periódico pues resulta que seguro que tengo la razón.

Ahora es cuando os preguntareís de que coño habla este hoy... pues de esto.

Como rolero ("y asesino") de pro, llevo años siendo masacrado por los medios, por sabios de medio pelo como esta mujer, o por pseudo psicólogos aspirantes a veinte segundos de televisión y una billetera un poco más llena. Seguro que alguna madre o padre ignorante que haya leido "su articulo" ahora esté prohibiendo a su hijo disfrutar de sus ratos de ocio, algo similar a lo que ocurrió con el rol.

Los que hayais visto Bowling for Columbine recordareís la escena en que le echan la culpa de lo sucedido a Marilyn Manson. Seguramente la señora Bollaín piense que los que juegan a los videojuegos son unos asesinos en potencia mientras juega a la serpiente en su Nokia último modelo. Y es que tanto generalizar tiene esos problemas. Despues de poner a los hombres de hijos de puta para arriba, violentos, y maltratadores (culpa de los videojuegos, los golpes en la cabeza y las setas alucinogenas del Super Mario seguro) y a las mujeres de sumisas y completamente dependientes de sus maridos/hombres (culpa tambien de los videojuegos, por supuesto)

A lo mejor todo esto le viene bien y posiblemente, piense en darle un toque original a su filmografia y a la de casi todo el cine español. Un psichokiller jugador del Doom\Tetris\Pro Evolution Soccer (tachese el que no proceda) que se dedica a matar viandantes, a colocar cajas o a dar puntapies a los elementos urbanos.

No estaría mal para el cine de este país, en el que sólo hay tres temas recurrentes. La guerra, las putas, los yonkis y los homosexuales. Con todo el respeto para los tres últimos. Será por eso que el cine español va mal... demasiados videojuegos.

Una canción: Almost Unreal (Roxette)