miércoles, abril 27, 2005

Un descansito

¿Que hacer en un día de libranza? Poca cosa, además de recuperar algo de sueño y cumplir con las obligaciones de todo buen ciudadano (el ordenador es tu ami...), vamos, cumplir con Hacienda, con el impuesto de tráfico y darle una pasadita a un cafe y una trenza para desayunar. Hay que aprovechar que hoy no tocan perfiles de azucar, eso mañana, y el viernes a llevarselo a la nueva endocrina.

Como ya conoceis mis andanzas y experiencias nefastas con los médicos (incluida la de la anestesia de mi amigo) no os contaré más que lo suficiente. A mi endocrina de siempre le han detectado una grave enfermedad (motivo más para no confiar en ellos... si no pueden cuidarse a sí mismos....) y me la han cambiado por una jovencita triunfadora con pinta de haberse escapado de un capítulo de Friends, Urgencias o Sexo en Nueva York. Antes de alentar las fantasias eróticas de los lectores masculinos diré que sí, que está buena y que lleva bata blanca.

El caso es que la JASP me ha recetado unas pastillas que parece que dan muy buenos resultados. Y claro uno se pregunta, si las pastillas están ahí desde hace tiempo, porque no me las mandaron hasta ahora? Preguntas que se hace uno en la oscuridad de la noche.

De todos modos, no todo es malo con los médicos. Ya han encontrado los resultados de las pruebas que me hicieron en junio. Ahora sólo faltan los resultados del alien. Con una regla de tres simple compuesta, esto debe estar para septiembre más o menos...

Como pá una urgencia

Una canción: Diles (Malú)
Una película: Ong Bak (Como dirían algunos cine para hombres del bueno. Mi padre ya se la ha visto dos veces en un día....)