martes, febrero 11, 2014

Sarah, la leyenda de Ragnarok

Si hay una aventura rolera que destacaría sobre otras sería Sarah. Supongo que el hecho de ser el primer módulo comprado por un novatillo como yo allá por el 93, o la tormenta que cayó durante su lectura, pero la historia de aquella misteriosa mujer de largo cabello negro que espera junto al fuego de la chimenea, llenó buena parte de las tardes de aquel verano preparando su desembarco en mesa, que tendría dos o tres intentonas, aunque ninguna llegó a desentrañar los misterios de aquella Sarah Urchudan.

Tampoco es que Sarah fuese una de esas grandes cajas que pueblan las estanterias, o un libro gordo y denso, lleno de frías estadísticas. Sarah era una historia, una experiencia para unos jugadores, que sin tener la libertad de moverse por un escenario en el que ellos eran unos secundarios, disfrutaban de paseos por tierras británicas y escocesas, hasta alcanzar un tenso desenlace en un brumoso castillo de Inverness, a orillas del Lago Ness, justo donde el monstruo.

Sarah era especial por sus ayudas de juego, por su caracter lineal, por su forma de presentar los acontecimientos y por esa manera de presentar personajes y estructurar la información en un juego tan marcado por la influencia y la presencia de la Merrick House.

Sarah tuvo una edición especial de coleccionista para la segunda edición de Ragnarok, y seguro que en algún momento volverá a ver mesa, quizá con la tercera edición de Ragnarok que prepara El Automata

Información de Roleropedia para Sarah