domingo, abril 18, 2004

Las cinco de madrugada

Esta semana se ha complicado el tema de las cinco del viernes. Cinco historias que acaben con las frases en negrita. A ver que nos sale intntando enlazarlo con los hechos de los últimos días.

· Llevaba unos días sin postear. Tiempo para hacerlo... sí. Ganas de hacerlo... algunas. Cosas que contar... pocas. Como decían algunos cantidad y calidad nunca van de la mano... y eso es algo en lo que se puede trabajar. Déjalo en mis manos.

·
Decían algunos que se había mudado de la ciudad. Que había abandonado blogspot, para mudarse a una casita con vistas, con ventanas secretas, pasadizos ocultos. No es lo que parece.

.
No sé si os he comentado alguna vez que mi relación con los vecinos es escasa. Seguramente, si me pasará algo harían lo que dice Priscila en su blog: Yo siempre desconfiaba de él, tiraba mucha basura. Y es que mis vecinos y yo, o yo y mis vecinos, es una relación muy especial. La última hoy, con mi vecino del 3º C, fumando un cigarrito en la calleja del portal, (fuma ahí por que la mujer se lo ha prohibido y sus ventanas dan al otro lado, si no tendría que irse a dar un paseo). Yo he llegado del cine, le he dicho aquello de Hola, que tal buenas noches, y él con un grrr por respuesta se ha encogió de hombros y se subió la cremallera.

.
Aunque no os lo creaís, lo de antes nunca me había pasado.

·
Normalmente siempre dicen buenas noches. Bueno, todos no, la del 4ªA, que es una vieja pelleja que se cree alguien más importante de lo que es en realidad, y nos mira a todos con desprecio. Aunque si es por eso, el mio es más grande

Me piro a ver a Gasoooooooooooool que debuta en play-off.

Una canción: House Arrest (Bryan Adams)
Una película: Ventana secreta