lunes, julio 05, 2004

Familia no hay más que una...

...Y al perro lo encontramos en la calle decía un libro de Gomaespuma, y con toda la razón. De hecho, a la familia nos la imponen en el hospital. LLegan, cuando aún estamos jodidos por haber nacido, nos dan un cachete, nos envuelven en una toalla y nos dan a una señora.

Así sin más. El premio gordo, en mi caso, otros son más delgaditos, para una familia que no sabes más que lo que contienen 21 pares de cromosomas, aproximadamente unos 3 CD ROM.

Normalmente esa señora no está sola. Al rato aparece un señor emocionado, repartiendo puros, que dice ser tu padre, de esto te enteras después que tú todavia no oyes ni te enteras de la película.

Mas tarde, aparecen unos señores más mayores, el que pueda, tenga y le sobrevivan, que se deshacen en elogios, cucamonas y empiezan a competir. Miralé, ha sacado los ojos de mi Paco, pues las orejas son de su tía Paqui....

Segun uno nace, y crece... (si como las cucarachas) uno se ve obligado a interactuar con esa gente a la que denominan familia y a la que no tiene más remedio que querer, amar y respetar, porque como dice el refranero el roce hace el cariño, y familia unida jamas será vencida, o algo parecido.

Esa familia feliz, se completa con seres pequeños como uno mismo, hermanos les llaman. Algunos ya están allí y te dicen donde se guardan las galletas de chocolate, y otros llegán despues y sirven para que alguien se lleve las culpas de que no haya galletas de chocolate, que mira que están ricas las jodias.

Familia no hay más que una, y se completa con los tios, sobrinos, primos y demás...

Eso es lo que dice la teoria claro. En la práctica, y como en todo, eso no es así. Todo esto viene a cuenta de la boda que tuve el sábado. Se casaba el nieto de mi vecina. Para que os hagaís una idea, él llegaba a casa de su abuela a las siete de la mañana, a las ocho ya estabamos dando guerra, y despues desayunabamos, yo mi colacao con galletas, y el sus dos o tres colacaos con 22 tostadas. (Sip, un paquete pequeño de pan de molde con mantequilla y mermelada. Tiempo de preparación unos 90 minutos)

Posiblemente, he pasado con él más tiempo en un sólo verano que con la totalidad de mis primos. Y al igual que me ocurre a mí, en mi familia existe más o menos la misma sensación, mi hermana hasta decía que se casaba su hermano pequeño, que poca fe en mí :D, coñe.

Y es que por mucho que la sangre tire y cree lazos invisibles que no se pueden ver ni romper, yo sigo diciendo que él, aunque como ocurre en todo, trabajo, novia o el paso del tiempo nos distancie, y aquellos a los que puedo llamar amigos, son mi verdadera familia.

Y a esos, como a la familia.... ni tocarles.

Una canción: Almost Unreal (Roxette)
Pelis varias: El Bazar de las sorpresas y Shrek 2