lunes, mayo 17, 2004

Sueños

Hay sueños que son tan bonitos que lo que menos te apetece es tener que despertar. Hace días, muchos días que no sueño. Simplemente caigo en la cama, y me dejo caer en la oscuridad, hasta que algun chispazo de mi cerebro me dice que despierte. Una y otra vez. Un día sí, y otro tambien.

Tampoco es que me importe mucho. Los sueños no son más que proyecciones de cosas que deseamos y no nos atrevemos a conseguir. Siempre he pensado que los sueños son entes con vida propia. Algunos tienen tanto poder que son capaces de sobrevivir y llegar a cumplirse. Esos son los peores. Seguro que si todos pudiesemos cumplir todos nuestros sueños, el mundo sería algo terrible.

Por eso, alguien debe controlar los sueños. Determinar que sueños se pueden cumplir y cuales quedarse con el olvido. Ese alguien que me hace soñar con la chica de la esquina, con aventuras imposibles, con deseos de un mundo mejor. Ese mismo alguien que luego plasma en la realidad la esquina y la farola, pero se olvido de poner a la chica. O el mismo que puso pequeños retazos de un mundo mejor en una zona tan pequeña que no pudo sobrevivir.

Los sueños quieren cumplirse, por eso ese alguien, los tiene encerrados en la más alta torre, intentando que nadie pueda buscar los suyos y poder llevarlos a cabo.

Pese a todo, siempre hay algún hombre tan intrépido y rebelde que es capaz de salir en busca de sus sueños. Luchar por tus sueños, es la forma de evitar las lamentaciones del mañana, dicen algunos de ellos. Pocos consiguen encontrar su sueño, perdido en la maraña de celdas, pero eso es lo de menos. Esos pocos rebeldes escogen su vida y dan forma a su historia. Su historia se convierte en nuestros sueños.

Una canción: Sueños (Diego Torres)