martes, noviembre 25, 2003

Homo simple

Llevaba todo el día dando vueltas a la idea de que soy un tío simplón. Hago todos los días las mismas cosas, no existe un punto de aventura, de cosas que se salgan de la rutina. De niño era el típico enano plasta, correteando de aqui para alla, curioseando, preguntandose el porqué de las cosas. El tí­pico niño coñazo, vamos. Adorable para la familia y desquiciante para el resto.

Ahora es fácil tenerme distraido. Mira Bucci: un comic, una peli del señor de los anillos, una comedia romántica, una revista nueva... y este tonto ya se queda entretenido. Tampoco hace falta invitarme a que pierda el tiempo que con una bonita puesta de sol me basta como ayer, para dejar escapar entre los dedos jirones del tiempo.

No tengo más pretensiones que pasar el rato con mis amigos, entretenerme y divertirme. Ni más ni menos. Hace un tiempo deje mi vocación de paladín del bien y mi otro alter ego, el de abogado del diablo. Y aún asi con tan pocas cosas como necesito, a veces no las logro.

Quizás sea el momento de actualizarme a una versión superior de Windows y dejar este 3.1 que tantos problemas me da. A lo mejor puedo hasta ponerme un skin y convertirme en un clon de Brad Pitt o de George Clooney.... aunque me da que ese sería poco cuerpo para mis ganas de pasarlo bien.... quizás en el de M.A. Baracus me vendría mejor.

Una canción: Al amanecer (Fresones Rebeldes)