lunes, noviembre 10, 2003

La boda del mes

Era algo tan esperado, y que nos llenaba de tanto orgullo y satisfacción, que las horas pasadas preparando el acontecimiento, las quinielas y las porras se quedaron atras, y en menos de una hora se casaron. Pero hay mucha historia detras de una boda. A grandes rasgos y pinceladas este es el retrato tragicomico de lo ocurrido en la boda del mes.

"Llegada a la iglesia veinte minutos antes de la hora de la ceremonia.... que hacemos... vamonos al bar a por unas cañitas (las primeras de una larga tarde), aparcamos los coches perfectamente, y nos apelotonamos en el bar. Primera misión: firmar la tarjeta de felicitación y abonar el regalo, que como siempre muchos se escaquearon hasta el último momento (entre ellos yo, que para una vez que no voy a comprarlo se me olvida pagar).

Primer error: Siete periodistas y ninguno tiene un boligrafo o similar. Eso sí, tres camaras de fotos, un ordenador portatil, y varias cañas ya en la barra.

Resultado: El del bar nos presta un boli que no pinta...... jejeje. Nos vamos para el ba.. digo, la iglesia y comienza la ceremonia... Coñ.. Perdón que estamos en la iglesia... Jopelines, ese cura me recuerda a alguien... Sí, es Candido Mendez, el líder sindicalista... Más que un cura, era un showman, un gran comunicador, con él se acabarían los problemas de telebasura en la tele. Increible, les repartió estopilla a los dos novios, a los padrinos, referencias a la boda leti - pipe... un genio, que para terminar la vida dijo: "hala, se termino, iros al bar"

Dicho y hecho. Mis padres siempre me dijeron que a ellos y a los curas había que hacerles caso, bueno ellos decían obedecer, pero a mi eso me suena un poco fascista... asi que... más cañas no???

Y ale, todos a las cañas, a buscar otro boli (algo que yendo al mismo bar de antes... pues como que era dificil) y a tomar más cañas. Con tres o cuatro cervezas más decidimos que era hora de irse a Madrid en busca del restaurante.

Segundo error. Aparcar en cuesta. Intentando salir el conductor se dejo caer, pero sin colchón frenando contra un bonito Fiat Tempra, estacionado unos metros por delante. Claro, las miradas de susto, le habre hecho algo a mi Ford?, vamonos de aqui cagando leches.... Marcha atras, quince personas mirando, el conductor girando el volante para hacerse espacio, un poco más de marcha atrás, hay que esto no es la marcha atras.... otro golpe contra el Fiat Tempra que a estas alturas ya era el "Fiat Trepa", y nosotros muertos de risa... mezcla de nervios, susto e hilaridad.

Tras esquivar el difícil escollo del Fiat Trepa, nos vemos en una gasolinera BP a medio camino de Arganda y Madrid. Empieza a llover, gotitas mojando el cristal del coche y... cagontó, nos hemos pasado la salida y la gasolinera, bueno pues ya nos veremos en Madrid.

Llegamos a Conde de Casal y... anda, mira, están ahi, cambios de carril, de la izquierda a la derecha, el pollo montado, la gente pitando, la lluvia cayendo alrededor, unas risas y a dejar los coches un poco alejados del restaurante. Como no sabíamos a que hora era el convite decidimos recorrer todos los bares desde Menendez Pelayo hasta Atocha. Calculando así a ojo que la cena empezaría a las ocho y media o nueve pues hicimos tiempo. Cañitas, cañitas, más cañitas y llegamos al restaurante a las ocho y media clavaos.

A la entrada un simpático maitre nos saluda con un "buenas tardes, su mesa es la 19".

¡¡¡Hostías!!! Y como sabrá cual es nuestra mesa si no le hemos dicho quienes eramos. La solución a la vuelta de la esquina. Todo el mundo estaba sentado, terminando el cocktail de entrada.

Muy dignamente, entramos, nos sentamos y nos abalanzamos a por los tres canapes que nos dejaron. Comenzamos la cena y empezamos a camelarnos al camarero que nos devolvió el favor cebándonos con la comida, grititos, coñitas, (coñitas que no cañitas, que a estas alturas ya estabamos con el rioja), fotitos, y oh sorpresa. El hermano del novio nos dice el menu del novio.

Una sopa de cocido.

Con dos cojones. La mayoría cebándose con el marisco a tu costa, y tú con unos fideitos y un caldito. Cosas más raras se han visto. De todos modos para uqe no le pareciera poco, le llevamos los restos del marisco de nuestra mesa. Tampoco es que fueran mucho, que entre que dos somos alergicos al marisco y dos que no lo comen, pocos restos quedaban.

En fin, tras la cena partir la tarta con la espada, la gente llorando, los novios pasando por las mesas, lo has pasado bien???

Coño Rafita, hay copas y comida gratis, hemos sido el centro de atención (casi más que tú) y todavía preguntas si lo hemos pasado bien???

Claro que lo hemos pasado bien, y más despues con la barra libre, y la música del periodo remordimiento español, casi todo pasodobles y música tradicional apañola, pero aún así­ se puede pasar bien, o nadie sabe que los pasodobles se bailan haciendo la conga, especialmente cuando el grado de borrachera de la gente haría que el Without you de Nelson fuese la canción más marchosa de la historia, o los especimenes que pululan por taddas las bodas, independientemente de quien se case. Tenemos el descamisado que nos muestra su pecho, el gusiluz, todo colorado, el que baila con la novia subiendole el vestido, las señoras mayores que acosan a los novios y les desean que seais felices y que os querais siempre...

Lastima que al final discutisiemos por saber donde seguir la fiesta. Pero al final triunfo el sentido común. Donde haya copas allí estaremos.

Y el mes que viene.... otra boda.

P.D. El cajon de bucci recomienda el consumo responsable de alcohol. Bebe con moderación, es tu responsabilidad.

Una canción dedicada a los novios: Dias de vino y rosas (Revolver)
Empece a leer... El Señor de los Anillos